Tarta de Durazno

Para la masa:

13 Cucharadas de mantequilla o margarina sin sal,  (refrigerada)

2 Tazas de harina 0000

Una cucharadita de polvo de hornear

½ cucharadita de sal

3 cucharadas de queso crema

½ taza de crema espesa

Un chorrito de vinagre de manzana

Para el relleno:

16 Mitades de duraznos al natural en conserva, cortados en tajadas

¼ Taza de jugo de limón

½ Taza de azúcar

2 Cucharadas de maicena (fécula de maíz)

3 cucharadas de jugo de duraznos y 2 Cucharadas de azúcar glass para el glaseado

Preparación:

Masa:  Tamiza la harina, polvo de hornear y sal, directamente en el recipiente de la procesadora,  agrega el queso crema, y la mantequilla muy fría cortada en cubos,  procesa por unos minutos hasta que la mezcla este arenosa;  agrega  la crema, luego el vinagre e integra  por última vez. Veras que te saldrá una masa fragmentada, que tendrás que unificar con las manos y ponerla en papel film para refrigerarla  por una hora como mínimo.

Saca la masa del refrigerador y divídela en 2 partes, una más grande que la otra;  con la ayuda de un rodillo estira la masa grande y con mucho cuidado forra el molde de tarta  ya enmantecado. El otro pedazo estíralo en forma de rectángulo y refrigera ambas cosas de nuevo (cubiertas de papel film). Después de una hora saca el rectángulo del refrigerador, corta tiritas de 1 cm de ancho, espolvoréalos con harina y refrigéralos otra vez.

Relleno: Mezcla  el  jugo de limón con el azúcar y la sal  en un recipiente,  rocía los duraznos, deja reposar por media hora; cuela los jugos en una olla, añade  1/2 taza de jugo de la conserva, dejar hervir a fuego medio, hasta que tome la consistencia de un almíbar. Espera a que enfríe por algunos minutos. Luego diluye la maicena en ¼ de taza de jugo de durazno frio, mezcla con el almíbar y con los duraznos y rellena el pie.

Saca las tiritas del refrigerador y haz un enrejado en la parte superior, píntalo con leche y esparce el azúcar glass, llévalo al horno precalentado a 425 F, por 15 minutos, sácalo y cubre los bordes con papel estañado, regrésalo de nuevo y cuando hayan pasado un total de 40 a 50 minutos, sácalo del horno y déjalo enfriar antes de servir.